Site littérature jeunesse de lille 3

Les baisers de Cornélius, de Agnes de LestradeIlustraciones por Charlotte Cottereau

 
  • - AUTEURS ET ILLUSTRATEURS
  • - CARNETS DE VOYAGE LITTÉRAIRE
  • ÉCRIVAINS EN HERBE
  • - ÉDITEURS
  • HÉROS D’HIER ET D’AUJOURD’HUI, D’ICI ET D’AILLEURS...
  • - LA LITTÉRATURE JEUNESSE EN QUESTION(S)
  • MARQUE-PAGES / SIGNETS
  • - MINI THÈSES
  • - PARTIE PRIVÉE
  • - QUI SOMMES-NOUS ?
  • RECHERCHE PAR THÈME
  • - RESSOURCES EN LECTURE ET LITTÉRATURE JEUNESSE
  •  

    Dans la même rubrique

    Mots-clés

    Cornélius es un hombre mayor que pasa los días solo porque no ha encontrado el amor. Así que dedica su tiempo a inventar. Un día, ¡Cornélius inventa una máquina de besos ! Y eso hará que toda su vida cambie, y también la de los demás, como por ejemplo la de Gala, una anciana conocida por los niños del pueblo como La Bruja...

    El amor como fuente de felicidad

    (JPG)
    © Balivernes éditions, 2011

    Premio chronos 2013 en categoría Maternal / CP  [1]

    Una historia que gustará tanto a niños como a adultos

    Agnes de Lestrade nos presenta un pequeño relato capaz de agrandar los corazones de los niños e iniciarlos en el mundo de la lectura al mismo tiempo. Se trata de una historia que da importancia al amor y al afecto entre las personas. Nos habla del hecho de encontrar el amor como si fuera el primer paso para llegar a ser feliz, a disfrutar de la vida y a vivirla contento. La autora nos describe un mundo en el que los que no son capaces de encontrar el amor viven solos y no quieren salir nunca de sus casas. Un mundo en el que se quiere ensalzar los valores del amor y el afecto.

    Al mismo tiempo, nos presenta una historia que ayudará a desarrollar la imaginación de los niños, haciendo referencia a los inventos de Cornélius, que parecen ser tan interesantes como útiles. Se enseña también a los niños a no juzgar a las personas por su apariencia, ya que lo importante es el interior. Hasta la bruja más fea puede llegar a ser una amable y bella abuelita si recibe el amor y el afecto que todos buscamos. De esta forma, nos damos cuenta de que las historias que cuenta son muy divertidas y que eso no tiene nada que ver con su aspecto. Una historia llena de ternura que, bajo mi punto de vista, puede ayudar a los niños a crecer descubriendo la importancia de amar a los demás sin tener miedo de mostrar sus sentimientos.

    Los besos son la mejor medicina, y aún mejor si tienen un sabor dulce.

    Las ilustraciones de Charlotte Cottereau aportan a la historia lo que le falta al texto. La expresividad de los rostros (como por ejemplo el de Cornélius, tan triste al principio, o el de Gala, reflejando el sufrimiento que provoca estar sola y ser considerada una bruja por los niños) es realmente embaucadora. Los colores, bien elegidos para mostrar el ambiente del momento (sobre todo en lo que concierne al “viaje” de los besos, con ese rojo pasión). Y, por supuesto, el perro de Cornélius, que parece la mascota que todos los niños quieren tener.

    Bajo mi punto de vista, es un relato magnífico para entretener y ayudar a crecer al mismo tiempo, destinado a niños de 3 a 5 años, con un texto fácil de comprender para todos y que pone de manifiesto la importancia de amar y ser amado en una época donde el hecho de transmitir a los niños estos valores resulta indispensable. Tenemos el deber de enseñar a nuestros niños a saber ver más allá de las apariencias, teniendo siempre presente que un beso no es difícil de fabricar, y que todo el mundo puede hacerlo en cualquier lugar.

    © José Lojo Cardona (ERASMUS)

    L3 Lettres Modernes/Sciences du Langage, avril 2013

    Ver la traducción francesa

    Post-scriptum

    Palabras clave : Cornélius, amor, inventos, besos, soledad, ternura.

    Para saber más : Cornelius Balivernes

    Notes de bas de page

    [1] Los objetivos del premio Chronos son sensibilizar a los miembros del jurado con respecto al descubrimiento del camino de la vida, del nacimiento a la muerte, a las relaciones entre generaciones, a la transmisión del conocimiento..., es decir : "Crecer es envejecer ; envejecer es crecer". Premio chronos